Energy

Energy
LA CASA DEL LOUNGE

WELCOME BLOG SAM & FRIENDS

jueves, 22 de abril de 2010

krishnamurti - la llama de la atencion Audiolibro




Hola Amigos este es mi Segundo Audiolibro hecho por mi espero les agrade.


“La observación es como una llama la llama de la atención- y con esa capacidad de observación, la herida psicológica, el sentimiento de que se nos lastima, el odio, todo eso se extingue, desaparece”.
-J. Krishnamurti

En su última colección de pláticas, seleccionadas de series ofrecidas durante 1981 y 1982 en la India, Inglaterra, Suiza y los Estados Unidos, J. Krishnamurti aplica el discernimiento y la compasión a los problemas psicológicos de la inseguridad y la ansiedad, tanto en el nivel personal como en el global. Demuestra que la única solución auténtica a estas perennes e intrincadas cuestiones, es el cultivo de la atención la llave hacia la verdadera inteligencia, mediante la cual podemos discernir una pista a través del laberinto que implican las insensatas, confusas y a veces peligrosas respuestas (de hecho, no-respuestas) que surgen desde las falsas nociones acerca de lo que constituye la verdad. Rechazando el pensar estrictamente sometido a la ley de causa-efecto, y el condicionamiento religioso, político y filosófico nos dice Krishnamurti- seremos capaces de prestar completa atención al mundo tal como realmente es; al hacerlo así, podremos liberarnos de la obsesiva valoración de nosotros mismos, la cual constituye la raíz de múltiples temores psicológicos, de ansiedades, inseguridad, odio, dolor y violencia.
La llama de la atención nos ofrece un medio de ir más allá de las restrictivas modalidades de pensamiento, de los errores por los que el yo se relaciona con otros y con el mundo, y de la incondicional adhesión a las ideologías sociales y políticas que pueden destruir la tierra. Krishnamurti afirma que sólo la mente que se ha liberado, mediante la atención, de apegos, tradiciones y prejuicios, y de los conceptos y conclusiones que se le han impuesto, puede alcanzar la pura inteligencia; y la inteligencia señala Krishnamurti- es la “seguridad absoluta”.
Nacido en el sur de la India y educado en Inglaterra, J. Krishnamurti ha consagrado su vida a recorrer el mundo ofreciendo pláticas públicas y dialogando en privado con la gente. Autor de numerosos libros, entre los que se cuentan La Verdad y la Realidad, La Totalidad de la Vida, Diario I, y La Madeja del Pensamiento, Krishnamurti es apreciado por muchos como un orador de excepcional claridad y entendimiento.

Voz Jorge Loquendo
Links Intercambiables

Download Here Rapidshare

Descarga desde Megaupload, Part 1 , Part 2

4 comentarios:

  1. Jiddu Krishnamurti y Doris Pratt.

    "Recuerdo un entrevista con Krishnaji en la que le dije que quería discutir mi problema. El problema era que quería dejar de fumar. Me dijo: "Señora Pratt, me ha hablado usted de su problema, pero, en realidad, las cuestiones son cuatro. El hecho es que usted fuma, y a él se une, en primer lugar, la falacia de que fuma y le gusta. La segunda falacia es que desearía no fumar; y de ella surge a continuación el ideal: usted desería ser ese ideal, alguien que no hubiera fumado nunca. Y por último, existe el vacío interior que le hace a uno fumar, volcarse en el sexo, o cualquier otra cosa". De modo que había un conflicto entre el hecho y el vacío, y en medio de él estaba la falacia, el mito. Un momento después añadió: "¡Cielo santo, el mito al que yo en un tiempo me aferré! Creí que había de ser el Maestro del mundo, cuando en realidad era un joven común, y quería hacer todo lo que un joven quiere hacer: enamorarse, montar en motocicleta, hacer carreras... En aquel tiempo era simplemente un joven. Y me debatí entre el mito y el hecho".


    Doris Pratt, organizadora de las charlas de Krishnamurti, Londres.
    Krishnamurti 100 años de sabiduría, Evelyne Balu.
    http://seaunaluzparaustedmismo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Gracias comprendo lo que cuesta hacer un audio libro.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar